1.5.17

Creeme que tengo más palabras escondidas que las que me escuchaste decir alguna vez. Siempre te oculto cosas. No vivo un día sin irme a la cama con algo que te quería decir, y no te dije. Tranquilo. No son cosas que no desearías saber. Al contrario. Pero a mi me daría vergüenza contarte que todas las noches me hago más chiquita en tu abrazo, pego mi oreja a tu pecho y mi cabeza a tu mentón, para escucharte el corazón. Y es ahí, cuando no te das cuenta, que haces música para que yo pueda dormir. Y es ahí, cuando estás dormido, que yo te quiero escuchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo atentamente