21.2.16

Sos la ciudad preferida,
la sábana más suave,
el mejor atardecer.

Sos desvelo
y ganas de dormir. 
Sos abrazos espontáneos.

Sos los besos después del beso,
sos los cuerpos cansados de abrazarse,
y la sensación de no poder más.

Sos en esos lugares de mi 
que quizás otros quisieron no ser 
y sólo quisieron estar.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo atentamente