21.2.16

Se quedaron mirándose: ella desvelada y él con sus ojos cerrados. 
-La mirada sigue siendo mutua- se dijo y continuó mirándolo. 
-Quedate así un rato más. Quiero contarte algunas cosas antes de que despiertes- 
Le dio una caricia que hizo poner celosas a todas las demás caricias que pasaron antes por su piel. 

Mi amor, no hago magia 
-comenzó- 
soy ilusionista. 
Puedo ser linda sólo cinco minutos al día y a veces estoy de mal humor por cosas que todavía no entiendo. No tengo una mente brillante pero tengo una mente que tiene luz. 
Mi orden es desorden y mi desorden es caos. 
Me gusta desaparecer cada tanto para estar sólo conmigo.
Estoy más cerca de ser Frida Kahlo que de ser alguna princesa. Más salida de la tierra que tallada a mano. Más boceto que dibujo terminado. Más barquito de papel de servilleta que crucero. 
No administro bien los tiempos. No tengo buena memoria. 
 Me gusta más sentarme en el piso antes que en la silla. 
Sé lo que quiero y cómo lo quiero pero nunca me animo a decirlo. 
Tengo mis miedos y mis ganas de no tenerlos. Tengo inseguridades y cosas malas. 
Pero también tengo un corazón que entiende de amores, tengo suerte de mirarte y poder serte sincera y decirte que hoy, me gusta intentar ser mejor que ayer.


1 comentario:

  1. Hola! Me encanta tu blog! Tu manera de expresarte inspira a cualquiera! Te podrías pasar por el mio, es nuevo , pero adoro escribir! ( autenticafantasia.blogspot.com.ar ) Graciasss

    ResponderEliminar

Te leo atentamente