4.1.16

 La verdad es que todos a veces somos un poco vulnerables a alguien, pero eso no nos convierte en la encarnación del demonio. Más bien, nos hace humanos. Hablo de sentir en general, sentir cómo late el corazón. Y si me preguntaran en alguna encuesta callejera qué lujos me gustaría tener, diría que abrazarte todos los días encabeza la lista. Hasta puedo decir que no puedo vivir sin que me sonrías. Ni un día.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo atentamente