4.1.16

Si lo hubiésemos visto desde arriba, habríamos pensado que era una caricia como cualquier otra. Sin embargo, mi piel no sintió lo mismo. ¿Por qué sos tan buena conmigo? –preguntó. Lo miré. No –pensé- no soy buena. En realidad, soy una gran egoísta. Por el simple hecho de que todo él, era una gran parte de mí. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo atentamente