12.1.16

Le daban miedo muchas cosas: una decisión mal tomada, un paso mal dado, un corazón roto, un abrazo vacío, no volver a casa. Se sentía tan chiquita en el mundo, tan insignificante, tan débil. Fue entonces cuando entendió que en realidad era más valiente de lo que pensaba: Amaba. Amaba con locura. Sentía en el alma cada caricia. Estaba enamorada, y eso requiere valor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo atentamente