12.12.15

¿Qué pasó entonces?  Pasó que el día se terminó. Pasó como pasa volando cualquier pájaro en el cielo, como pasa cualquier persona caminando por una calle desconocida de un lugar ajeno al propio. ¿Y qué pasó entonces? ¿Qué pasó? Eso pasó. Nada. El día se fue hacia donde se van todos los días, hacia donde vuela cualquier ave, hacia donde llega cualquier persona que no conozco. Fue un día como cualquiera de los otros días. Como serías incapaz de recordar un mínimo rasgo para distinguir ese pájaro dentro de la bandada. Como no recordarías la cara de esa persona que cruzaste estando en otra ciudad o la cara de esa persona que cruzaste esta mañana, para saber si se trata de la misma cara o si son dos caras distintas. Ese es el paso del que te estoy hablando. Pasó que fue un día ordinario. Y sin embargo, no va a volver a pasar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo atentamente