28.12.15

Entonces suspiró. Y no fue de esos suspiros que liberan todo lo que tienen que liberar. Tampoco fue un suspiro lleno de amor. Fue uno de esos suspiros que anticipan un grito, o en el mejor de los casos, una tormenta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo atentamente