18.11.15

Si te contara el final de la película, no la verías o no te sorprendería de la misma manera. Si te avisara que te voy a hacer cosquillas, tu cuerpo no me recibiría con la misma gracia. Si te dijera que te voy a dar un beso, no te gustaría tanto como los demás. Si te contara hacia dónde vamos, te sentarías a dormir en tu tranquilidad de saber hacia dónde vas. Me mira y hace una pausa de esas que no duelen. Por eso, no nos pongas fecha de vencimiento, no prepares las valijas, no te abrigues más. No preguntes por cuánto tiempo nos vamos a querer, lo importante es querernos, para siempre. Entonces entendí que su "para siempre" venía en términos de intensidad y no de duración. Se levantó, me besó la frente y, como si lo hubiera hecho apropósito, me dejó una infinidad de preguntas en el corazón. Que es suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo atentamente