12.4.15

 A veces sólo necesitaban un descanso de las decepciones, dejar atrás a las personas que traían a sus vidas más dolor y resentimiento, recordar los sueños que creyeron olvidar y empezar a resolver su felicidad. Comenzaron a sentirse tristes y a molestarse por las pequeñas manchas de esa ventana que nunca les habían molestado. "El amor no existe" dijo uno de los dos, mientras que ellos mismos se estaban muriendo de amor.