7.4.15

En medio de la discusión, levantó un libro negro ante el resto y dijo: "Éste libro es rojo". A lo que ese resto contestó: "No. Ese libro es negro". Y él repitió "Sí, rojo". Y nuevamente el resto respondió: "No, usted sabe que no es así". Fue entonces cuando el supuesto loco giró el libro y mostró que la cubierta trasera era roja. "Nunca se pongan a discutir con nadie, hasta que no analicen la situación desde su punto de vista" y una espantosa oleada de silencio les sacudió los oídos.