31.1.15



Sabía que la noche estaba hermosa, pero aún así la consideraba desagradable, porque cuando le duele algo, se siente sola o infeliz, odia el mundo con todos sus horrendos y brillantes puntos blancos flotantes en el estúpido y oscuro cielo. Odiaba que le preguntaran si estaba bien, pero también odiaba que no le preguntaran nada. Le dolía tanto respirar, como no hacerlo. Entonces, alguien tuvo la mala idea de preguntar...
-¿Cómo supiste que era amor verdadero?
- Intenté deshacerme de él.