31.1.15

No necesito un amor perfecto. Ese tipo de amores siempre cierra las puertas, pero deja abiertas las ventanas. Ventanas donde ves lo que no queres ver y escuchas lo que no queres escuchar. Celas lo que no tendrías que celar y peleas por lo que no tendrías que pelear. En esos amores, no entra ni sale nadie más, pero a la vez están todos adentro. Por eso, sólo necesito un amor. Sólo un amor, sin puertas ni ventanas, sin techo ni paredes, sin celos o peleas. Un amor que deje que me vaya cuando ya no es amor, sin cargar con recuerdos o corazones rotos. Como sentarse en un espacio totalmente en blanco, y empezar a dibujar lo que nos parezca, borrar lo que no nos gusta y dejar que fluya la pintura.