28.1.14

Vino corriendo, casi me empuja. No sé qué había arriba nuestro, un toldo, un techo, un conjunto de ramas, un algo que hacía que no nos mojáramos. Yo estaba esperando a no sé quién, él parecía apurado. Si no fuera porque me perdí mirando hacía otro lado, juraría que venía corriendo de esquina en esquina, protegiéndose del agua. Tampoco sé por qué me surgió hablarle, pero sin mirarlo le dije: 
-"Me encanta la lluvia porque cuando empieza a llover, en la mayoría de los casos, todo el mundo se retrasa o se detiene." - creo que apenas había notado mi presencia - "La lluvia fuera de la ventana crea una comodidad extraordinaria que nunca se siente en un día soleado, y  a veces es tan necesaria." - continué - "Como escuchar el relajante sonido del agua que gotea, que interrumpe el silencio y a la vez le da razón de ser. Como sentir el temblor del cielo que está enojado y no saber por qué. Como las ganas de abrazar o estar boca arriba en una cama, con una ventana cerca. Como querer salir afuera a dar un beso. Como tener la necesidad de correr debajo de ella, en el vacío de almas de la calle" - nunca dijo ni una palabra y me extrañó tanto como que yo le estuviera contando esto a un desconocido - "... En fin, algunos sienten que la lluvia es un regalo, otros simplemente se retrasan". 
No sé si le dije lo que le faltaba escuchar o si solamente le gustó mi historia, pero salió del toldo, techo, conjunto de ramas o ese algo que nos cubría, caminando despacio debajo del mar de agua que nos caía desde arriba. 


1 comentario:

  1. Amo la lluvia; al igual que el frío. No se exactamente qué es lo que tienen pero me producen mucha paz. Bonita entrada. http://jussttbreathee.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar

Te leo atentamente