8.1.13


A veces echamos de menos a ciertas personas, que por alguna estúpida razón, no pueden estar cerca. Tal vez soy la una del otro por miles de kilómetros en una simple pelea.  ¿Cómo hago para saber qué es lo que necesita? Puede ser que hoy a las 12:04 o 20:53, me extrañe un poco. Va a recordar mi sonrisa, mi voz, mis vueltas y va a llamar primero.
¿Por qué no tenemos pequeñas balizas en la muñeca, que parpadeen, de color rojo, para darnos cuenta de cuando ESA persona nos está pensando? Tal vez por este pequeño faro pasaría una línea que corre con su nombre, o la palabra en común que teníamos. Y a pesar de lo que esté sucediendo alrededor, me convencería de que en su corazón, siempre hay un lugar -pequeño o no- para mí.