6.12.12

No podemos mentirnos así. Sabemos que no soy tu paciente, ni vos mi médico. No podes prometerme que no me vas a hacer daño cuando ya sabemos la verdad. No estoy en rehabilitación para olvidarte, ni siquiera sé cómo hacerlo. Basta. Sólo pido unas disculpas y un adiós. Basta de dolores.