14.6.12


No quería ser romántica pero le dije que prometía recordar la fecha del primer beso y las primeras mariposas en el estómago. Que guardaría todos los recuerdos que él no podría recordar. Le dije que no soltaría su mano, a menos que sea para abrazarlo. Le hablé con el tono más dulce que jamás había usado.
"¿No te parecen muchas promesas?" dijo.
"¿No te hace acordar a alguien?" respondí.