13.5.12

Creí que te había matado, creí que no existías más, pero como todos los muertos, tenes derecho de hablar.
¿Qué es esto? Los fantasmas no me asustan, pero vos estas volviendo a entrar. ¿Te había dicho que cuando alguien causa disturbios y rompe cosas en mi corazón sale y no entra más? Te vi. Gritaste desde afuera. No pediste entrar, pero como una idiota te iba a volver a abrir. ¿Cuántas noches más van a pasar para que ya no te escuche? ¿Cuantas veces más voy regalar besos en un bar? No estaba en el trato, nunca dijiste que sería difícil olvidar.