8.4.12

Y me di cuenta de que en realidad me gustabas cuando tu sonrisa comenzó a ser el motivo de cada uno de los besos que te daba; cuando empecé a confundir la música con el tono de voz con el que me hablabas.