22.4.12


Era un invierno día de otoño, sintió su nariz y sus manos helar.

Era absurdo pero lógico, el tomó sus manos y besó su nariz sin hablar.
Era irónico pero cierto, ella entendió que nunca lo iba a poder soltar.