19.3.12

Solía decirle que la amaba en las calurosas tardes de verano, 
en dónde el cielo de mañana estaba claro 
y en la noche una tormenta parecía partir la tierra en dos.


Hoy es un día de verano, el cielo de la mañana estuvo claro, la tormenta esta partiendo su corazón.