8.2.12

Después de besarla gritó: ¡Soy el rey del mundo!
ella sonrió,
él la miró sonreír.
Probablemente era el sol que reflejaba en sus ojos,
o el viento cálido que hizo mover su cabello,
estaban enamorados.