4.11.11


Lo cierto es que jamás me cagaron las palomas. Para eso están los hombres.