26.8.11

"Te lo prometo" dijiste, y no sé como, pero sentí que detrás de ti cruzabas tus dedos, escapándote de una mentira más.
Te creo, respondí, y "juré que nunca iba a enamorarme"...